admin

Reparto de castañas

Un año más y como viene siendo habitual en estas fechas, los pequeños de nuestro centro han revivido el milagro de la multiplicación de las castañas. Ha sido en la tarde del día 30 de octubre y ahí estaban ellos, preparados para escuchar (algunos por primera vez), esta historia milagrosa interpretada por alumnos de la etapa de secundaria que dice así:

Corría el año 1849, un año en el que gran parte de la población de Turín padecía hambre. El día de los Difuntos llevó Don Bosco a todos los muchachos del Oratorio a visitar el cementerio y rezar. Les había prometido, para la vuelta, castañas cocidas. Y había hecho comprar tres grandes sacos.

Pero Mama Margarita no había entendido bien sus deseos y no hizo cocer más que tres o cuatro kilos. José Buzzetti, el jovencísimo “ecónomo”, llegó antes que los demás a casa, vio lo sucedido y dijo:

– Don Bosco va a quedar mal. Hay que decírselo enseguida.

Pero con el alboroto de la vuelta de la hambrienta tropa, Buzzetti no pudo explicarse. Tomó en sus manos Don Bosco la pequeña cesta y empezó a repartir castañas con un gran cucharón mientras gritaba Buzzetti:

– ¡Así no! ¡No hay para todos!

– Hay tres sacos en la cocina.

– ¡No! ¡Sólo esas! ¡Sólo esas! Intentaba decirle Buzzetti. Don Bosco no quería creerle.

– Yo les he prometido a todos. Sigamos mientras haya.

Siguió entregando un cazo a cada uno. Buzzetti miraba nervioso los pocos puñados que quedaban en el fondo del cesto, y la fila de los que se acercaban, que parecía cada vez más larga. Alguno empezó a mirar con él.

De pronto casi se hizo silencio. Centenares de ojos desencajados miraban a aquel cesto que no se vaciaba nunca. Hubo para todos. Quizás por primera vez, con las manos llenas de castañas, gritaron los muchachos aquella tarde: “¡Don Bosco es un santo!”.

Y de la misma forma que D. Bosco obsequió con castañas cocidas a sus chicos del Oratorio, en esta tarde de fiesta, los alumnos de infantil y primer ciclo de primaria han recibido un buen puñado de castañas asadas. Nadie se quedó sin ellas, y una vez más todos gritamos desde el corazón. “Don Bosco es un santo”.

Y para muestra… os dejamos algunas fotografías del momento donde la música y algún truco de magia también tuvieron su lugar…

El castañero

El castañero 2

IMG-20151101-WA0009

IMG_20151030_155528516

IMG_20151030_155538627_HDR

Dejar un comentario