admin

HASTA PRONTO, D. MIGUEL ÁNGEL

D. Miguel Ángel Nuín Ugarte

Hay personas que nunca tendrían que marcharse, lo digo “egoístamente”. Cuando estamos viviendo el caluroso verano, siempre se anuncian cambios o traslados en algunos de los colegios concertados de nuestra ciudad. Pues bien, en la casa salesiana de Villena, trasladan a D. Miguel Ángel Nuín Ugarte a Sevilla.

Cuando me enteré de la noticia, me sentó como un jarro de agua fría aunque en verano se pueda agradecer. ¿Quién de ustedes no conoce a D. Miguel Ángel?… “el pequeñín simpático del pelo blanco” como en muchas ocasiones explicaba en mi círculo.

Hablar de él, es hablar de bondad. Una persona que a toda hora la veías por la calle, derrochando simpatía y ánimos por muy mal que se pueda encontrar uno, dando su energía, preguntándote cómo estás, dándote ánimos y consejos, acompañándote hasta tu casa si hacía falta, ayudando a los pobres, interesándose por lo numerosos problemas sociales de las familias, pero sobre todo, contagiándote de su sonrisa y cariño.

Miguel Ángel; personas como usted hacen falta en este bendito mundo que poco a poco está perdiendo el norte y los valores. Han sido varias etapas de su vida que estuvo en Villena, alguna de ellas con responsabilidad en el colegio. Muchas son las generaciones y por lo tanto miles de alumnos que han pasado por usted, y lo que más llama la atención, que todos hablan muy bien de su persona.

Sé que se marcha con un sabor “agridulce” pero lleno de buenos recuerdos y amigos. Su última estancia en Villena, sirvió para mucho aunque no se lo crea. Siempre comprometido con las familias que no tienen recursos y haciendo de un hilo una toalla para ayudarlas, denunciando las injusticias que se encontraba día a día y repartiendo cariño a quienes lo necesitaban.

Finalizo deseándole todos los éxitos posibles así como a D. José Joaquín Coma que también lo dio todo. Recordaremos sus homilías llenas de sentido común y sobre todo su positividad. Gracias y mil gracias. Que D. Bosco le ilumine en todo.

Sevilla no pierde la silla, la pierde Villena.

 

ANTIGUO ALUMNO SALESIANOS VILLENA.

Dejar un comentario